8/23/2020

Notas de la Novela del escritor Franklin Gutiérrez





Notas...


Notas...




Que recién inicio con la lectura de la novela “El rostro sombrío del sueño americano”. Llegue a la página catorce de un solo tirón, pero luego sintiendo el ciclo normal de una buena novela salte escenarios y capítulos que hoy me permiten haber traspasado el umbral del presente narrado enlazado con el pasado (mecanismo de complot) para acercarme al futuro y advertir una buena novela. El “plot device “funciona si existe un buen narrador.

Gutiérrez narra con una retórica similar al recuento como lo hacían los narradores de la centuria 19 tardío y eso ya es ciencia ficción. El crea el suspenso de no creencia de sujetos y caracteres que se manejan muy similar en circunstancias no de literatura de misterio, sino literatura de fantasía, pero todo puesto en tierras desterradas, Gutiérrez habla de la migración como ficción, pero ello pone en tierra el sentido valorable del migrante. Más valorable es que lo lean no solo dominicanos, sino que todos los grupos étnicos de Estados Unidos lo lean, especialmente con todos los discursos antinmigrantes que están ocurriendo en EEUU. El rostro sombrío del sueño americano, pasará a ser un libro esencial que trata la emigración como incredibilidad.

Trata cada sentimiento migracional como una especie de analogía de ciencia ficción que es similar en HG Wells, excepto que éste profundiza en la ciencia ficción, y Gutiérrez en la materia non ficción de la emigración, temática de su novela, pero con los fantasmas de la migración que toca a todos los grupos étnicos de NY, su novela es la historia del rostro sombrío del sueño americano de todos los inmigrantes

Gutiérrez es la antítesis del argumento de construcción de mundos y de lenguaje cotidiano en forma de shock que contiene incluso Junot Diaz, la distinción es la polar diferencia de escribir o como épica o como historia oral(Junot hace oralidad frecuentemente) mientras Gutiérrez hace épica, casi una elegia pero en forma de novelística real que sugiere cercanía con los argumentos de HG Wells, mientras Junot Diaz ha de compararse con la literatura de dibujos ( mangas, que en lenguaje japones es panfleto, novela gráfica, comic, texto episódico, escenarios de animación o skits y, diálogos)

En cambio, la novela de Gutiérrez, su valor es que su narrativa enlaza a los jóvenes hacia las generaciones y sus ancestros, y no se dirige solo a la juventud, contribuyendo con no hacerla exclusiva a los jóvenes, para no dividir las generaciones.

Mas importante es lograr una narrativa efectiva en remembrar la migración como un proceso humano y hasta de ficción a partir de la distancia y el eterno retorno del inmigrante: la actitud de “Un día retornaré”

El libro crea un puente entre el viaje del Ellis Island y la migración moderna y los escritores que nacieron de esa época (italianos, irlandeses, judíos, europeos del este) , puente compuesto de sombras.

Sombras de un pasado y un futuro interconectado, no importa el grupo étnico, desde cuando le mentían a los irlandeses que había oro en las calles de NY para atraerlos al barco(1800) generación migracional que al descubrir la inexistencias de ese oro en NY, tenía que formar su propio oro, porque la sombra del emigrante es apoyar la familia que se quedó atrás y el despertar amargo del emigrante es descubrir que no existe oro en NY , y, lo que si existe son los muchos cuentos para ser contados.

Y sobre la centuria 19 (época del Ellis Island) surge la máquina de la hora y la guerra de los mundos de HG Wells, ambos libros son comparables en su calidad de contar y viceversa una esencia humana tal cual el "rostro sombrío del sueño americano" de Franklin Gutiérrez. Esta novela resiste épicamente un film, una animación, otro género que trascenderá más allá de la correctísima narración del autor, que sin embargo no lo limita para otras formas de expandir el género. (MV)

8/18/2020

Revista Turnrow de la Universidad de Louisiana. Poemas de Carlos Rodríguez



Turnrow.Vol.1.no.2. Winter 2001
La Revista "Turnrow "de la Universidad de Louisiana publico a raíz de la partida del poeta Carlos Rodríguez, una amplia selección de poemas del autor con una presentación que le hace mucha justicia al poeta dominicano, de quien se afirma “No se sintió acosado por la insuficiencia del lenguaje” … ( He was not beset by the inadequacy of language…)

 Se incluye además una fenomenal descripción además del poeta y del ambiente urbano y la diversidad étnica de entonces.

Un equipo de cuatro traductores trabajó indistintamente diversos poemas de Carlos Rodríguez. La nuestra abre con una foto de Niurka Rodríguez, y diseñada gráficamente por William Ryan. Debajo de la foto un poema en español, que también forma parte de los textos traducido, entre ellos el famoso West End Bar.  El equipo de traductores lo integro por Michael Collins, Barbara Michaelides, Luis Herrera y Sim Shattuck

La introducción crítica de Turnrow sobre Carlos Rodríguez Ortíz


Carlos Rodriguez Ortiz (1951-2001)
Carlos Rodriguez was nineteen when his family emigrated from the Dominican
Republic and clustered next to Riverside Park in the shadow of the el at 125th and
Broadway. It's a diverse neighborhood—Columbia students, old New Yorkers,
Midwestern transplants, immigrants from everywhere, Vietnamese fish market, Ethiopian restaurant, Syrian bakery with the best cinnamon rolls... You can almost see the United States form there—Grant's Tomb, the G. WC Bridge, The Apollo Theater, Jersey across the Hudson as distant as the Orient. A few blocks uptown, you could think you 're in Santo Domingo, signs in Spanish, Caribbean fruits, merengue on the juke, platanos with your eggs, your steak rubbed with a mash of garlic, cilantro and ajicitos. The people of the neighborhood have made the green at Riverside Church into a plaza major, the carillon their certain accompaniment. This was the texture of his obscurity, seen "from a beautiful angle of the tropics.

When Rodriguez won the Prémio Pedro Henriquez Ureña de Poesia in 1994 for El Ojo y Otras Clasificaciones de la Magia and his poems appeared in various Spanish-language anthologies, young Latino poets began to show up at his apartment. Now the hard realism of his steely aesthetic insight came to visit him. After years of menial work, he had found a job he liked, teaching Spanish to physicians. He had published a book, won a national award, and as young adherents appeared at this door, disease began to diminish his good looks, his skin turned sallow, his energy waned, his wit dulled a bit. He wanted to look good for his arrival and be sharp. We are all vain, and Carlos Rodriguez was one of us.
These are our poems that he has written.


He was not beset by the inadequacy of language as are so many opposition poets, but by the lack of distinction between language and its ad campaign for reason, its incessant infomercial for the hermeneutic structures of logical analysis, its exclusive rationalistic methods of meaning. Once a poet abandons reason 's campaign for reason and therefore the circuitous way in which reason proves itself to be reasonably true, he might as well bury his pen in his belly and donate his metonymies to the language of the enemy—if it were not for the way many of us honor the effort, dig up the work and hang it out like a flag for a nation outside of all cultures.







West En Bar 


Traducido por 

Michael Collins 



The West End Bar is a space for dreams. 

Columbia students burst in, couples half-embraced, 

cleaving the air that undulates and whirls 

and forms transparencies, musical clouds, 

the jazz (an ultras ad blues sax) 

and my I, sitting, and my beer. 

Here probably was Lorca, 

monumental and obscure. 

New York is a closed book. 

New York is a drowsy spume. 

Now I find it without warning 

like something that turns into itself 

and sets a course in delirium. 

These are the breathed dreams, 

the incandescence of Manhattan, 

woven long in silence, 

bare food, naïve 

from a beautiful angle of the tropics.





Link de la "Turnrow"

La Revista tiene 158 páginas con lomo delicado
lo que impide escanearlo sin que se afecte
Convertí en gráfica el texto y tipié el poema reproducido
y lo haré en próximas entregas, ya que esta edición al parecer no está
completamente disponible en el link ofrecido arriba,
Es decir, disponemos de la revista físicamente
Agradecimiento, como siempre a Carmen Dorilda Sánchez, 
de quien recibi la Revista. Logre trabajar la gráfica y convertirla
en word. Asi puede ser leida y consultada de forma mas facil por la critica
 y los estudiosos de la obra del poeta Carlos Rodríguez. Disculpas a los lectores
de Miriamventurajournalism por cambios en el formato que no pude resolver.


8/10/2020

Quien sepa leer, que lea.








Quisiera ser recordada como poeta original creadora de mi propio diccionario de metáforas.
Quisiera que nunca el lector/a se sienta defraudado y ..., ¿sí? por picara, única, mala, malosa, ¡malévola! ¡Ha ha ha! cuando respecto a la buena poesía se trate. Y como una que jamás perdono a nadie que no fuera original. Peor aún manchar el oficio. Como dice Goethe, a los buenos poetas hay que ponerlos a prueba y con los tres del poderío San Rafael, San Gabriel y San Miguel. Y después echarselas de "estrellas del parnaso"
En poesía no basta vestir como tal, sino vivir como tal. Porque debemos “sorber brebajes fuertes” Los ululares son fenómenos muy comunes en el viento, en los búhos, en las sirenas. Solo eso.
Desde que Sylvia Plath en 1957, cuando lo escribió, su poema Event y trajo a la lengua inglesa el contoneo latín que siempre ha estado desde los orígenes del inglés- De ULULATE, latín convertido en CRY, Hooting y más después Bob Dylan, Mucho antes Georg Trakl en Hungría y sus cruces...

Dejo al final un link para antólogos y estudiosos de la “originalidad” de la literatura dominicana. (MV)


 Fragmento del poema Event de Sylvia Plath

"Back to back /I hear an owl cry/from its cold indigo/intolerabe vowels enter my heart". Espalda contra espalda/. Oigo ulular un buho/desde su frio añil /vocales intolerables me atraviesan el corazon/ (fragmento). 



https://ideadeqi.org/2014/02/25/el-ulular-del-viento/