11/01/2020

¡Asi es! Fernando Aquino…

 

  • Periodista,
  •  Fernando Aquino, candidato a la municipalidad por el Distrito 14 del Condado del Bronx


 Por Miriam Ventura

 Westchester County, NY. - ¿Como divisar un Bronx diverso e ideal, distinto a lo que tenemos hoy día? Cuál es el tipo de “Bronx” que se merecen los pobladores de sus hermosos vecindarios.

Estamos claro, la cultura comienza con la diversidad y termina con la unidad. La “bella ciudad del Bronx” es urbana, musical, poética, inspiradora, con un rio que lleva su nombre y es como ella es continental. Este rio saltarín, establece un puente clave de urbanismo, que viaja desde la ciudad a los suburbios del Estado de NY, con su ruido blanco otorga a los Westchesternianos paz en cada una de sus villas.

La disyuntiva de sus autoridades, y oficiales electos, es apoyar la convivencia y la armonía entre las distintas culturas que integran la “bella de El Bronx”. Si un candidato a cargos electos logra entender el nexo, es un candidato ganador

Este cuestionario busca plantear el tema de la cultura, las artes, la convivencia su importancia a partir de temas desarrollados en una conversación con el candidato por el distrito 14 del Condado del Bronx, Fernando Aquino.

Aquí está un candidato fuerte, que, a sus futuros votantes le oferta una propuesta de mayor consolidación en el plano de la cultura, el arte, la diversidad, la justicia social, la economía y la igualdad.

Describo a este político, como un periodista que ha sabido dar su cuota a la sociedad cuando le ha tocado estar en “Pizarra”. La igualdad es su aliada. La solidaridad lo define. Un luchador para la gente, un trabajador incansable. Así es Fernando Aquino.

 Al leer este cuestionario y las respuestas del Candidato fuerte del Distrito 14 de El Bronx, el lector puede confirmar que: ¡así es! Fernando Aquino.

 Las preguntas a Fernando Aquino:

 ¿Tienes idea de la estadística de tu distrito acerca del balance racial, cuales son las minorías raciales en el distrito 14?

El distrito es diverso, con una mayoría Latinx, equivalente a un 65 por ciento de los votantes. Los afroamericanos componen el 20 por ciento y las razas caucásicas el 10 por ciento. Para mí es importante notar que voy al concejo municipal a representar no solo a los que pueden votar, sino a todos los residentes del área. Sabemos que hay una gran comunidad fuerte y diversa, proveniente de América Latina (dominicanos, mexicanos, hondureños ecuatorianos, salvadoreños). También africanos, asiáticos y de otros países que aún no han adquirido el derecho al voto, pero que trabajan y aportan al sostén del Bronx y de este distrito. merecen mejores oportunidades para levantar y proteger sus familias. 

 ¿Cuál es la situación de la mujer, las minorías, en tu distrito en sentido general? 

La pobreza y la inseguridad económica son los problemas principales para las mujeres del distrito 14. Ellas son la mayoría de la población del distrito y padecen problemas exacerbados por la desigualdad laboral, la discriminación de género, y la falta de oportunidades.

De acuerdo con datos del sondeo comunitarios del Censo, el Bronx tiene la más alta concentración de mujeres y niños que viven en la pobreza en la ciudad de Nueva York. entre las áreas geográficas más afectadas están University y Morris Heights, en el corazón del distrito 14. Además de la inaceptable discriminación de género, están los estragos generados por la violencia doméstica, la alta tasa madres solteras, con el reto de criar y educar solas a sus hijos con salarios bajos, y/o sin ningún empleo.

Todo esto junto a los retos de viviendas poco asequibles, la falta de oportunidades educativas y entrenamiento laboral. La salud de la mujer en este distrito amerita[MV1]  una acción decidida de la ciudad. Nuestras mujeres necesitan programas más eficientes de cuidado de niños, y de programas después de la escuela. La mujer de este distrito necesita mejores oportunidades para participar en la economía de la ciudad.

Dedicare una unidad de mi oficina a asistir exclusivamente a las mujeres para que puedan enfrentar esos retos, explorar las oportunidades existentes para asi dar pasos que la conduzca a superar su situación.

¿Cuál sería la herramienta tecnológica para ayudar a tus residentes y a la población escolar a adquirir su educación en medio de la pandemia?

La ciudad de Nueva York y específicamente este distrito del Bronx tiene un grave problema de conectividad, que precede a la pandemia, solo que es ahora en tiempos de pandemia y al implementar los programas educativos en línea, cuando queda en evidencia.  Para resolver esto, hay que impulsar el acceso universal a la internet de alta velocidad, hacerlo asequible a las comunidades de bajos ingresos. Debe requerírsele a las corporaciones de comunicación servir a toda la población por igual en materia de repetidores y antenas para facilitar un acceso rápido y eficiente a la red. Subsidiar el acceso a tabletas, computadores y wifi en los hograres necesitados.

¿Entonces no favoreces el retorno a clases presenciales?

La preservación de la salud de nuestra comunidad es lo más importante. Creo que la pandemia del Covid-19 es un reto muy serio para nuestras familias y que no debemos correr riesgos innecesarios, ni arriesgar las vidas de nuestros niños y sus familiares. Definitivamente creo en la ciencia y en la capacidad de los profesionales del área que dictaminar el curso a seguir para sobrevivir y dejar atrás esta crisis de salud. Solo se debe volver a clases presenciales de forma gradual y bajo el monitoreo de la comunidad científica. Hay que seguir fortalecer la educación digital, ya que forma parte importante de la educación en sentido general y aun después de superada la pandemia.

Varias encuestas, entre ellas las del PEW Research Center, algunos Centros de estudios y sondeos del último censo determinaron que en USA, hay 2 millones de dominicanos, de los cuales casi el 50% están en el Bronx, donde está ubicado el distrito municipal que aspiras alcanzar. 

¿A partir de ello, puedes establecer las prioridades de tu distrito?

Claro son estadísticas que te informan y edifican respecto a las necesidades que tenemos.

Te sentarías con el gobierno dominicano y otros gobiernos que representan la diversidad étnica del distrito 14 para que se cree una Casa Dominicana de la Cultural en el Bronx, o tal vez, puedas darle tu a los dominicanos independientes, transnacionales de ese distrito un Centro o Casa Dominicana de la cultura (entendiendo que la cultura es general y abarca muchas etnias) la cual podría ser inicialmente dominicana para todas las culturas. ¿Estarías dispuesto?

Fuera del distrito Nacional en República Dominicana, los datos del Censo de Estados Unidos reflejan que el Bronx es el lugar donde más dominicanos viven concentrados en una jurisdicción en el mundo, con unas 340,000 personas.

Es también la casa de una gran cantidad de puertorriqueños, mexicanos, hondureños y otros de Centro y Sur América. La presencia de todos estos países aporta a la riqueza cultural y la diversidad de este condado y del distrito 14.

Estoy de acuerdo con una casa cultural dominicana en el Bronx, en mi distrito, asi como un Centro Tepeyac para los mexicanos y un Centro Garífuna para los hondureños asi como oportunidades de expresión cultural para todas las comunidades que compartimos el distrito.

Creo en que las culturas se enriquecen unas con otras. El merengue y la bachata se baila en todos los hogares latinos y cada cultura nos ofrece una oportunidad para ser más humanos, solidarios y expande nuestros horizontes. Eso es lo que hace grande a Nueva York y al Bronx.

 ¿Planes para fortalecer la justicia social y racial, tienes algún esbozo? *

La respuesta es aplicar la ley de manera igualitaria a todas las comunidades y derribar las barreras judiciales que no permiten castigar la mala conducta oficial. Actualmente, es evidente que la justicia favorece a los que tienen recursos para pagar abogados y condena sin juzgar apropiadamente a los que no tienen recursos para defenderse.

Una prioridad es crear leyes a nivel estatal y local que garanticen una investigación independiente cuando una persona pierde la vida en una interacción con la policía. Erradicar todas las leyes racistas y discriminatorias que evitan la transparencia para investigar y aplicar sanciones apropiadas en casos de abuso. Hay que profesionalizar más las fuerzas del orden para interactuar con las comunidades a las que sirven. Debemos también quitar a la policía la responsabilidad de los desamparados y las personas con enfermedades mentales. Hay que invertir más en estas áreas.

Como te defines en términos de identidad: ¿Eres dominican-american, quisqueyano, de descendencia africana, eres taino, estadounidense o dominicano?

Todas las anteriores. Mi experiencia migratoria y la interacción con las demás comunidades con las que he trabajado y vivido durante los últimos 30 años me ha demostrado que la nacionalidad no puede ser definida en base a un pedazo de tierra.

El mejor ejemplo es el uso de “America” como un gentilicio. Además de ser un continente, en el caso de su uso en Estados Unidos, sabemos que America no es un país, sino más bien un concepto que nos ha permitido ser parte de una “nación” cuya definición es un proyecto en curso.

Lo mismo ocurre con el sentimiento patriótico relacionado a los países de origen. Nunca había visto tanto patriotismo dominicano que cuando llegué a Nueva York. Creo que la experiencia cívica que tienen los emigrantes está ayudando a expandir y fortalecer el concepto de identidad y refutando la idea de que la identidad debe estar limitada a conceptos estrechos marcados por territorialidad. Soy del Bronx, de Nueva York, dominicano, latino, quisqueyano, americano, caribeño, taino, bateyero, cosmopolita, y mucho más.

Links reproducciones de este Cuestionario a Fernando Aquino

https://costaverdedr.com/asi-es-fernando-aquino/https://acento.com.do/actualidad/dominicano-en-los-estados-unidos-asi-es-fernando-aquino-8877845.html


 


 [MV1]

10/30/2020

El drama de las escritoras suicidas





                                                     

En su escritorio
Anne Sexton en su escritorio








Antes de leer este texto, advertencia:

No continúe la lectura de este texto si usted ha experimentado algunos de estos sentimientos o síntomas: Depresión clínica, sentido de pérdida o duelo, intentos o deseos de auto lastimarse, si siente o padece esta lista de condiciones contacte su hospital más cercano o llame inmediatamente a la línea de prevención del suicidio.



Por Miriam Ventura

Westchester County, NY.- Las escritoras norteamericanas Sylvia Plath y Anne Sexton, eran fuertes en su poética, no manejaban su farmacopea en público como algunas poetas jóvenes contemporáneas. Plath, no daba cuentas al mundo de la dosis de los medicamentos del día, lo dejaba para sus diarios poéticamente reveladores. No hay evidencias de qué guardaba en su botiquín. Tal vez intuyó que un poema bajo estos estados no encarnaba en ámbito de su poética esencial. La poeta se suicida en 1963.

Cómo toma la sociedad el suicidio de sus poetas, ¿cómo juzga a un escritor varón que se suicida Y cual, es el juicio cuando se trata de escritoras?

Esta zambullida en las brumas imponderables de la renuncia del/la poeta a su propia sombra intenta dejar a un lado los ejemplos pretenciosos de “poesía seudo suicida”, aquella nacida de circunstancias médicas, dolores biográficos y de otra índole, que lleva a algunas mujeres, a detallar incluso, como en un “Journal/diary” - diario- sus penurias medicamentosas, tendencia en poetas contemporáneas de nuestros días. Se cae de la mata: la poesía de autoras bajo estas inflexiones suele quedar en paja para las garzas.

No toda persona sabe lidiar con la contemplación de la auto destrucción, asi como creerse poeta e inventar y fantasear con “sufrimientos biográficos” no significa poder alcanzar una poética o “lore”, entendido como suma de principios y reglas que particularizan un género literario u otra disciplina artística, escuela o autor.

Esta entrega se centra en mujeres poetas, escritoras que se suicidaron. Escritoras con obra de trascendencia, algunas que incluso no necesariamente estaban bajo estados psiquiátricos o emocionales extremos y/o tratamientos médicos al momento del suicidio. Algunas llevaron vidas no afortunadas, acosadas por enfermedades, y climas políticos y religiosos, intratables, adversos a la desarmante palabra poética.

El hecho de que el suicidio no siempre va precedido de un diagnóstico psiquiátrico o de problemas mentales y conductuales, tal vez resulte errática la idea de que escritura y locura forman algún vínculo. Es que, quizá, de poetas y locos, no todos tenemos un poco…

Aquí no evocamos asociaciones explicitas entre la “locura” y la escritura, mas bien y a tono con el escritor español Miguel de Unamuno, se intenta ahondar un poco en la “intrahistoria” de las autoras, los eventos desencadenantes del suicidio y una lectura cuasi imparcial de sus obras -en esta oportunidad-, las norteamericanas Sylvia Plath y Anne Sexton-, la guía de honor a seguir, a lo código samurái. –

Sylvia Plath nace en Boston, octubre 2, del 1932. Se le considera una de las voces más dinámicas y celebrada de la centuria- 20’. Es la primera poeta estadounidense que recibe el premio Pulitzer post mortum también la primera poeta “maldita” de Estados Unidos, esos entruncados en la tradición del francés Arthur Rimbaud.

Anne Sexton, contemporánea de Plath, también Premio Pulitzer, nace en Massachussets el 9 de noviembre del 1928. Sexton es reconocida como líder del 'Movimiento Confesional' junto al poeta Robert Lowell.

Sexton entendió la diferencia entre lo poético y lo literal. Sexton y Plath, tienen hoy, más vigencia y resonancia que nunca. Y los medios norteamericanos rinden homenaje constante a sus obras.

Sylvia Plath


Presentar una perspectiva de poetas suicidas en argentina, Uruguay, Republica dominicana, Rusia y otras latitudes, asi como las circunstancias políticas y religiosas del país de origen de las/os poetas suicidas es necesario aquí.

La sociedad americana de Neurología afirma que el fenómeno del suicidio “lo representa el conjunto de lo patente a lo clínico y de lo latente al sufrimiento biográfico. “Ambas condiciones se conforman en un cuadro como los árboles y el bosque”, Interesan fragmentos de sus poemas, eventos del suicidio y cómo la sociedad y la religión tratan el fenómeno.

El suicidio no debe ser visto con separación de géneros, religión, grupos y clases sociales, pero pasa asi. El suicidio seppuku o hará-kiri, de la cultura japonesa, donde el ritual incluye tomar el sake (bebida japonesa) y escribir un poema de muerte, pasa a ser referencia para este trabajo.

En la cultura japonesa el suicidio si no está basado en un motivo patriótico, se toma como cobardía, lo opuesto de lo estoico.

Si un samurái traicionaba la patria se suicidaba en público. En caso de suicidios que representaran todo lo contrario (enfermedad, situaciones emocionales, económicas) eran considerados vergonzosos y eran callados en las gacetas y medios sociales. Sin embargo, Japón, evolucionaría en la materia al surgir una versión para el suicidio femenino; el conocido "Jigai", que consistía en cortar la garganta con un cuchillo especial, conocido como "Tanto".

¿Pero qué ...” tanto”, la idea del poema de muerte de los ritos de suicidas japoneses ha inspirado algunas de las poetas objeto de trabajo? Una presunción: Plath, se acerca. Lo hace al introducir su cabeza y garganta en un horno. ¿Estaría Plath realizando el ritual del “jigai”? Sin embargo, parece tomar distancia, al no dejar un “poema de muerte”, más ella diseña el arte de morir. “Morir es un arte, como todo yo lo hago excepcionalmente bien”. (Del poema titulado Lady Lazarus)

Aunque se presuma Plath, complique la ecuación, al identificase con el postulado inicial de este trabajo, es decir negar que escritura y locura forman un vínculo, la norteamericana lo tuvo claro: “Cuando estás loca, estás ocupada en estar loca… todo el tiempo… Yo cuando estaba loca, era solo eso, una loca”.



https://www.diariolibre.com/revista/cultura
/el-drama-de-las-escritoras-suicidas-AE22264073


10/01/2020

El rostro sombrío del sueño americano, o la bendita manía de un excelente raconteur



Por Miriam Ventura

Westchester NY.-El rostro sombrío del sueño americano convierte a Franklin Gutiérrez en un excelente raconteur. 

Esta novela, pese a que aborda y entrelaza anécdotas e historias de inmigrantes en Estados Unidos, no debe ser leída solamente como una novela de inmigrantes.

En el ciclo normal de una buena novela se pueden saltar escenarios y capítulos que permiten traspasar el umbral del presente narrado enlazado con el pasado (mecanismo de complot). Ese mecanismo -cuando es bien empleado- le permite al lector viajar al futuro y regresar al mundo de la novela. Cuando eso ocurre el lector queda atrapado. 

Es decir, el novelista controla al lector y juega al “plot device.” Pero esa herramienta solo funciona si existe un buen narrador, como es el caso de Gutiérrez, quien narra con una retórica similar al recuento de los narradores decimonónicos tardíos, y eso ya es ciencia ficción. 

Él crea el suspenso de la incredulidad de sujetos y de personajes que funcionan en circunstancias similares tanto en la literatura de misterio como en la fantástica, pero todo ubicado en tierras foráneas.

A lo largo de la novela Gutiérrez habla de la migración como ficción, pero ello pone en tierra firme el sentido valorable del inmigrante. 

Trata cada sentimiento migratorio como una especie de analogía de ciencia ficción que es similar en Herbert George Wells, excepto que éste profundiza en la ciencia ficción como tal y Gutiérrez en la materia non ficción de la emigración, convirtiéndose en la antítesis del argumento de construcción de mundos y de lenguaje cotidianos en forma de shock.

En el siglo XIX (época del Ellis Island) aparecen la Máquina de la hora y la Guerra de los mundos, de Herbert George Wells. Ambos libros son comparables en su calidad y manejo de contar al Rostro sombrío del sueño americano, de Franklin Gutiérrez.

Vale señalar, también, que los elementos que contienen la narrativa de Junot Diaz y Franklin Gutiérrez ofrecen disyuntivas que los diferencian: o escribir desde el plano de la épica o desde la oralidad histórica. Gutiérrez hace épica, casi elegia novelística real, hecho que lo acerca a reflexiones como las de Herbert George Wells. 

La cuentística de Díaz, en cambio, ha de compararse con la literatura de dibujos (mangas, que en lenguaje japones es panfleto, novela gráfica, comic, texto episódico, escenarios de animación o skits y diálogos) en los que desarrolla con gran fortuna sus historias.

Gutiérrez entrega una narrativa efectiva en rememorar la migración como un proceso humano y hasta de ficción, a partir de la distancia y el eterno retorno del inmigrante en actitud de “Un día retornaré”. El rostro sombrío del sueño americano crea un puente entre los viajeros a Ellis Island y la migración moderna de escritores que nacieron de esa época (italianos, irlandeses, judíos, europeos del este), un puente compuesto de sombras. Y todo contado con dramatismo y cierto humor negro, como cuando la abuela de Amando Guerra tarareaba sus canciones para ella misma.

Sombras de un pasado y un futuro interconectados sin referencia a grupos étnicos, la novela hace recordar cuando en 1800 a los irlandeses se les mentía con el oro en las calles de NY, todo para atraerlos al barco, generación migratoria que al descubrir la inexistencia de ese oro tenía que formar su propio oro. En medio de su propia sombra, aquella costumbre del emigrante de apoyar la familia que quedó atrás. A falta de la ausencia de ese oro, lo que sí perdura hasta nuestros días es la existencia de cuentos e historias para ser contados.
Debido a la correctísima narración del autor El rostro sombrío del sueño americano resiste épicamente un filme, un montaje teatral, una animación artística, así como cualquier otro género que pueda ir más allá de lo convencional. La bendita manía de contar a lo García Márquez es la habilidad, no de mentir, sino de inventar realidades con una habilidad que atrape, cautive a distintos lectores. 

Se trata de mentir, inventar, engañar festivamente al lector convocándolo a descubrir quién está mintiendo, quién inventa las historias y neutraliza a la persona impostora a lo largo de la novela.

Si Gutiérrez no fuera novelista bien podría ser un excelente jugador de póker, dados o cualquier juego donde se invite a falsear los movimientos de las piezas, como el ajedrez, por ejemplo. El autor utiliza con acierto la técnica de la narración raconteur, sabe contar anécdotas. Su asombrosa novela no debe ser leída como simple novela histórica de la emigración, repito. Debe leerse como una retrospectiva `de realidades y mentiras. Como pasa en el cuerpo de la novela donde es necesario auto mentirse para poder encontrar la verdad. Es a partir de encontrar esa verdad que el protagonista Armando Guerra ya no pueda mentirse a sí mismo, jamás. Es ahí donde se puede medir el acierto de El rostro sombrío del sueño americano.

Armando Guerra, es un personaje que sirve también como narrador parcializado en la historia, donde incluso Gutiérrez se desdobla. En los argumentos temprano de la historia la abuela Esmeralda se encuentra mintiéndose a sí misma también, pero no logra encontrar su verdad.

Eso es, justamente, lo que hace un buen novelista, no dice dónde esconde sus misterios, más bien pone al lector en aprietos, lo lleva a retroceder al pasado para que confirme si ellos existen. 

El novelista con mentalidad de “legos”, nos lleva al momento, y antes de darnos la ubicación de las cosas, ofrece vías para encontrarlas y, de paso, se asegura de que el lector esté preparado para hallarlas. Pero, al mismo tiempo, se asegura de si el lector desea ver o no lo buscado, incrementando así la intriga. Este efecto Gutiérrez lo logra.

Esta reseña no caerá en el destripe o (spoiler). Si el lector quiere descubrir los argumentos más allá de los eventos de la novela, con todos los secretos y la lateralidad de Armando Guerra, bienvenidos a leerla.


Este trabajo se publica en este blog en su versión de notas, pues su autora aún no terminaba de leer el libro. Una vez concluída la entusiasta lectura de esta buena novela se le dio paso al texto definitivo y que hoy reproduce Ruta de las Letras en diario Libre de RD. Gracias a su editora Emilia Pereyra.