8/07/2020

Radiografía del sueño americano en novela de Franklin Gutiérrez








“El rostro sombrío del sueño americano”, del escritor Frankiln Gutiérrez, es una novela multisémica muy bien lograda en términos formales y temáticos. El texto narrativo toca en primer y segundo plano la migración dominicana y latinoamericana en los Estados Unidos. Su estrategia, sin embargo, no se monta sobre la estructura de la nostalgia que ha sido tradicionalmente el lugar más común cuando se aborda la vida de los inmigrantes. Estamos antes una novela que orienta sus sentidos semánticos y sintácticos en otras direcciones. El mundo imaginario de Gutiérrez apunta hacia otros tejidos referenciales que se entrelazan vívamente sobre una porosidad de múltiples universos y significados que nos lleva a entrar y a explorar otros rostros y miradas sobre la condición de extranjería en los Estados Unidos, específicamente en la ciudad de New York. Cada una de partes constituye un universo alterno en sí mismo, pero que se sincronizan coherentemente en una totalidad textual.
El personaje principal de la novela, Armando Guerra, nació en 1967 en un hospital del condado de Harlem. Armando es hijo del dominicano Viterbo y de la puertorriqueña Esperanza. Es extranjero cultural y existencial de segunda generación. Su padre Viterbo llega a Puerto Rico de manera ilegal, vía el Canal de la Mona, en 1965, luego de quemar un pasado de curandero de tramas sentimentales y sexuales, oficio que había aprendido de Eustaquio Marte en Las Matas de Farfán. El brujo maestro había sido consejero de su madre Esmeralda Guerra tras esta quedar locamente enamorada, obsesionada y embarazada de su abuelo, un “hombrecito” misterioso al cual ella le ofreció sus servicios carnales, pero sin sospechar que el “hombrecito”, que portaba un tronco como arma masculina, la haría despertar y sentir sensaciones que nunca había experimentado en su vida libidinosa.
Ya en Puerto Rico, Viterbo conoce a Esperanza, una cuarentona magullada por el alcoholismo y por los golpes de una vida desgraciada desde su niñez. Su padre la instrumentaliza para conseguir legalizar su estatus y obtener la “green card”. Tras un estado de crisis esporádicas y estancamiento en PR, finalmente Viterbo y Esperanza se mudan a NY donde Viterbo se estabilizará laboralmente limpiando y preparando cadáveres en la funeraria Jesús Sacramentado. Posteriormente Viterbo también se convertirá en traficante de llamadas telefónicas desde los teléfonos públicos de NY, práctica ilegal que era común en las calles y esquinas neoyorquinas en las décadas del 70 al 90 antes del advenimiento y generalización de los celulares.
Esperanza muere cuando Armando no había cumplido los 5 años. Posteriormente su padre Viterbo se junta maritalmente con Wendy Hilaya Parasha, una mujer aficionada a la buena mesa, de unos 6 pies de estatura y de casi 300 libras que había nacido en Ohio, de madre peruana y padre judío. Wendy es una culta maestra de lengua y literatura española que además de español sabe quechua, inglés y francés. Granmadre, como llamará Armando a su madrastra, se convertirá en la verdadera madre-guía del niño. Además de ser su apoyo y custodia en su formación como persona cívica y familiar Granmadre será su tutora académica. Granmadre suple al niño las carencias que arrastraba de su madre sanguínea y de su padre Viterbo. Como institutriz, además de madre protectora, instruirá a Armando en asuntos de la vida práctica-concreta y hasta literaria.
El primer viaje de Armando a la RD se realiza cuando este cumple trece años. Su estadía en el antiguo hotel Cervantes y su contacto con el país se torna en una suerte de desencuentro cultural. Se ponen en evidencia todas las mañas de las autoridades aduaneras dominicanas para timar a los nativos que regresan de visita a su país. Igualmente pone al desnudo las condiciones de vida de un país premoderno en comparación con el NY moderno de donde viene. El narrador intradiegético –que es el mismo Armando- ya adulto viajará posteriormente a la RD y seguirá estableciendo irónica y humorísticamente los contrastes y denuncias de los males del país de su padre al que se siente genética, cultural y existencialmente ligado. Granmadre, que previamente conocía la RD, fortalecerá la dominicanidad de Armando.
La estructura del texto novelístico se compone de 61 segmentos que insinúan una especie de anotaciones a modo de diario lineal. Las tres primeras unidades narran las vivencias de los padres de Viterbo en RD, es decir su madre Esmeralda y el “hombrecito” desaparecido, abuelo ausente de Armando. La parte cuatro relata la transitoria estadía de Viterbo en PR. Las demás secciones se escenifican mayormente en NY con algunas referencias-evocaciones y recreaciones en RD, a veces de manera indirecta. La estrategia del contrataste de los dos espacios citadinos (NY y SD) permiten que el autor se ocupe de las dificultades que enfrentan los inmigrantes latinoamericanos en la dura ciudad de NY. Su énfasis y centro es, sin embargo, la presencia dominicana en esta urbe. Sin pretender hacer de historiador, el narrador desarropa cronísticamente los negocios ilegales (narcotráfico y lotería ilegal, etc.) de los que participan los dominicanos y latinos en suelo neoyorquino. El discrimen y el tráfico de influencia en los centros de trabajos gubernamentales es otra de las tramas que ocupa al novelista Gutiérrez con mucha perspicacia y humor muy bien tejido. Sin duda alguna que esta novela nos narra, además, el movimiento de dos ciudades en mutación incesante, tanto fotográfica como radiográficamente.
Armando se gradúa de trabajador social y termina siendo experto en gerontología. Por su profesionalismo y sensibilidad desemboca en jefe del Happy Senior Center, un centro de cuido para ancianos muy particular donde sobresalen las personalidades de Doña Epi y Claudio. Doña Epi es una anciana sabia de origen mexicano que toca el violín. Es museógrafa y que guarda como tesoro un diario de Washington cuando este hizo campaña militar en NY. Por su ternura y comprensión hacia ella, al morir le deja el documento histórico a Armando, donación que le acarrea una complicación enorme con el FBI. El otro de estos personajes que resulta muy paradigmático es el anciano colombiano Claudio, poseedor de una libido insaciable. Jocosamente ejerce la “rumpología”, práctica que lleva a cabo a modo de terapia muy pícara y maliciosamente con algunas ancianas del centro.
“El rostro sombrío del sueño americano” es una novela rica en matices y muy sagaz por su gran sentido del humor eufemísticamente acuñado de manera muy sutil y pertinente con ciertas dosis irónicas de sarcasmo tierno que no ofende al lector ni a los personajes. Se trata de un discurso narrativo fruto del ejercicio de una pericia escritural segura. La alocución irónica de la que hace gala Gutiérrez nunca es forzada ni traída por los pelos. Es íntegramente proporcionada a la personalidad de los personajes, de las situaciones narrativas en contexto y de la visión de mundo de Armando (seguidor de Neruda y de García Márquez) quien juega a escribir una novela y termina escribiéndola. Así no es casual en el texto narrativo la gama de referencias y de intextualidades que hace nuestro narrador de autores dominicanos, puertorriqueños, latinoamericanos, europeos y de la literatura mundial. Yuxtapone, además, magistralmente un campo formidable de referencias musicales del cancionero popular y de la música clásica. He ahí otra de sus riquezas.
Otro aspecto a destacar, entre otros muy sobresalientes de la novela, es su registro del mundo de la gastronomía criolla en su trastierro, evolución y reproducción en NY. Desde el inicio y a lo largo de cada una de las partes se hace referencia a lo gastronómico como algo vital al ser humano y como marca cultural e identitaria. El inmigrante carga consigo sus sabores originarios y los disemina en donde se instala.
Armado, finalmente, asimila y cumple con los módulos que se entienden que son la culminación del sueño americano. Se casa con Floralba, tiene dos hijos (Malaquías y Brisaida), tiene su casa y sus mascotas y se augura un buen salario de retiro. No obstante, en Armando hay un vacío que late y no cesa. No se trata de desarraigo, sino de las huellas de una cultura que tiene mucho peso en lo más recóndito de su ser como sujeto heredero e hijo de dos transterrados. “El rostro sombrío del sueño americano” es, sin duda alguna, una novela muy bien pensada, planificada y bien escrita. Estamos ante una aportación muy significativa y novedosa a la literatura de la diáspora dominicana y latinoamericana en los Estados Unidos. Muy recomendable su lectura.

Autor de esta reseña crítica:
Escritor Eugenio Garcia Cuevas

Ha publicado poesía, narrativa, ensayo y escritura periodística. Es autor de los libros: Juntura de escritura (antología) Editora Nacional, RD, 2015; Cuentos y poemas, Ed. Los libros más pequeños del Mundo, Lima, Perú, 2015; Zonas turbias, Ediciones Artrópodos, PR, 2012; Poesía dominicana del siglo XX en los contextos Internacionales, Editora Nacional, RD, 2011; Sujetos y predicados (El hijo de la mujer y diez cuentos más), Isla Negra Editores, PR, 2008; Descendientes del sonido, Isla Negra Editores, PR, 2007, Lengua en tiempo (saberes buenos, malos y feos), Isla Negra Editores, PR, 2008; A quemarropa (Nacionalismo, intelectuales, ética y academia), Publicaciones Puertorriqueñas, PR, 2005, La palabra sin territorio (hablar en la postguerra fría), Editorial Ed. Alfaguara, Colombia, 2004; Mirada en tránsito (dominicanos, haitianos, puertorriqueños y otras situaciones en primera persona), Isla Negra Editores, PR, 1999; Estaciones encontradas, Isla Negra Editores, PR, 2000; Literatura y sociedad en los años setenta (Diálogo con Andrés L. Mateo) Ed. Trinitaria, RD, 1998 y Juan Bosch: novela, historia y sociedad, Isla Negra Editores, PR, 1995. Ha sido reconocido con: Premio Nacional de Ensayo Literario Pedro Henríquez Ureña, República Dominicana; 2010.



Reproducido del pertiodico Hoy, sabado 3 de agosto, 2020.
Link/enlace
https://hoy.com.do/radiografia-del-sueno-americano-en-novela-de-franklin-gutierrez/?fbclid=IwAR3JUmjo9ge3UCP9m-vckI9h--ZX_QxDLDYQvpseTjCeLeFAvdOUeg_sSNk

7/05/2020

PEDRO MIR, el poeta contra el dictador Trujillo







MIGUEL ÁNGEL FORNERÍN
Cuando Pedro Mir salió del país en 1947 y se exilió en Cuba, ya era un poeta conocido y también un prosista respetado como se puede ver en la recopilación de los artículos que publicara en “Ayer menos cuarto y otras crónicas” (2000). No se puede negar es que su escritura, como se evidencia en “Poesía y política” (Ibid., 146-148), muestra la doblez ideológica a la que el régimen sometía a todo productor textual que fuera desafecto a su política. En el caso de Mir, su contradicción con la dictadura era más que frontal, pues él se lanzó como poeta social y Trujillo se va a convertir, luego de la Guerra, el hombre que posee la mayor riqueza del país. Defender a los obreros era entrar en contradicción con el patrono Trujillo (Bosch). Este artículo muestra una falsa abdicación del poeta y la crisis de los últimos años en la que Mir se enfrenta a la relación difícil del discurso con la sociedad y de la dictadura con la escritura.
Al llegar Pedro Mir a Cuba en 1947, se encontró que Juan Bosch estaba reclutando combatientes para la invasión de Cayo Confite. Bosch había participado en la Fundación del Partido Revolucionario Dominicano en 1939, movimiento del que fue líder junto a Juan Isidro Jimenes Grullón. En el congreso de 1944, el PRD se dividió. La invasión de Cayo Confite fue un proyecto unitario donde participaban unos 400 dominicanos más 900 combatientes, en su mayoría cubanos y puertorriqueños. Entre los cubanos había gente de distintas tendencias como Rolando Masferrer y Fidel Castro.
El fracaso de este proyecto va a ser descrito por Pedro Mir de esta manera: “Los factores de la política cubana del momento habían encontrado en la ilusión de los dominicanos una oportunidad magnífica para convertir la expedición dominicana en expedición cubana… (Ibid., pág. 314) y concluye: “Cayo Confite fue un fracaso y como tal no ha podido merecer sino el olvido…” (316).
Luego del fiasco de la expedición, Pedro Mir se refugió en Guantánamo en la casa de su abuela paterna Micaela Bulgar (Pérez Shelton, 21). En enero de 1948, fue asesinado el líder de los obreros cañeros Jesús Menéndez. Mir que era su admirador le escribió dos poemas: “Tren de sangre” y “Regreso de Jesús Menéndez a la tierra”. Por la poética que trabajan estos poemas son los primeros textos que conocemos publicados antes de “Hay un país en el mundo (1949). Ellos instalan dos continuidades en su poesía: la primera, si tenemos en cuenta la poesía que Mir escribiera en Santo Domingo, el tema racial y el político-social. La poética de Federico García Lorca parece asomarse en una elegía al estilo de “Llanto por la muerte de Ignacio Sánchez Mejías” (1935); la segunda continuidad es el tema de la caña que será central en “Hay un país en el mundo”. No es de extrañar porque las ideas sociales presentaban el internacionalismo proletario y los temas de Cuba coincidían con los dominicanos y los puertorriqueños. En la segunda década del siglo XX, el Caribe se había convertido en una gran factoría productora de azúcar a favor de las empresas absentistas estadounidenses. Esto hizo que surgiera un movimiento obrero de considerable fuerza y de búsqueda de conquistas como las que consiguió Menéndez para los obreros cubanos y que fueron la causa principal de su asesinato bajo el gobierno de Grau de San Martín.
En 1948 y 1949, Mir vive en La Habana y en Santiago de Cuba donde termina su obra de interpretación histórica “Dos hombres y un negro” que publicará con el título de “Tres leyendas de colores” (1969). La publicación tardía de la obra tiene una larga historia para la historiografía dominicana; es uno de los primeros ensayos de interpretación histórica de corte marxista, luego de “La República Dominicana (historia de su pasado y su presente)”, 1940, de Juan Isidro Jimenes-Grullón. La escritura de este libro en este periodo demuestra el trabajo sin pausa de Pedro Mir y su inclinación por el ensayo de tema histórico.
En ese mismo año de 1949 aparece su poema emblemático “Hay un país en el mundo”. Según el autor el libro fue publicado por Juan Bosch. Es importante anotar el carácter poético y la intención política que organizan el ritmo-sentido de esta obra que traspasa la historicidad dominicana y se convierte en un poema caribeño.
“Hay un país en el mundo” es un texto social a la vez que político. Su sentido va en contra del tirano Trujillo y el poema no ve otra solución que la guerra contra el sistema injusto del capital impuesto por las empresas absentistas de la caña y el poder omnímodo de Trujillo. El poema es un texto vanguardista en su forma, modernista en sus metáforas; en su belleza parnasiano. Único en su abordaje de la situación social de las clases subalternas y una irreductible crítica al poder dictatorial en América Latina.
En carta a Nicolás Guillén de septiembre de 1948, en la que le reprocha no escribir un poema de solidaridad con la lucha dominicana, Pedro Mir muestra su irreductible convicción de que la República Dominicana saldrá de la tiranía de Trujillo: “Y Santo Domingo será libre. Será libre porque tiene un pueblo probado en la lucha vertebrada contra el enemigo de todos. Será libre porque es un pueblo. Y se hará libre, sin ayuda, cien veces. Como lo ha hecho tantas veces ya, todas las veces en el curso de su historia combativa” (Álvarez Estévez, 2013).
En La Habana, luego de casarse por segunda vez, Mir tuvo que dedicarse a la fotografía ambulante y viajó a principios de 1950 a varios países de Europa entre ellos, Austria, Checoslovaquia, Rumanía e Inglaterra en los que participó en recitales y actividades de corte internacionalista. Luego pasa a Guatemala donde había triunfado la revolución de Juan Jacobo Árbenz. Lee en el Ateneo de Ciudad de Guatemala, con una orquesta de cámara y en presencia del joven Ernesto Che Guevara, su poema “Contracanto a Walt Whitman”.
Su poesía alcanza a tocar los contextos de la vida social y política en el Caribe, en América y en Estados Unidos. En él se recoge su preocupación poética y la realidad política. Va en contra de la visión que tenía León Felipe, traductor del “Canto a nosotros mismos” del poeta norteamericano. Contra la visión de la democracia americana que tenía Whitman y el desarrollo del imperialismo y la dominación en América que dieron origen a los discursos de la izquierda americana.
Con la caída de Trujillo en 1961, la obra de Mir regresa al país. Recorre ciudades y campos y el poeta se convierte en el último vate celebrado. Es en 1972 que Jaime Labastida prepara para la Colección Mínima de Siglo XXI una antología de los poemas mayores de Mir, que Víctor Fernández Fragoso (1978) llamó “los cantos épicos”. De ahí comenzarán a aparecer estudios sobre su obra hasta que el poeta se convirtió en un mito. Hay quienes piensan que Mir es un autor coyuntural, pero la brillantez de sus imágenes, los problemas que trató, su ritmo, la fuerza de su expresión poética lo mantienen como uno de los grandes poetas sociales y políticos de República Dominicana y de América.
 Reproducido del periodico Hoy RD

6/27/2020

Freddy Gatón Arce, el centenario olvidado





Por Miguel Angel Fornerin

Miriamventurajournalism lo reproduce

Freddy Gatón Arce (1920-1994) es conocido como uno de los integrantes de La Poesía Sorprendida, movimiento poético que realizó cambios definitivos en la poesía dominicana en la década de los años cuarenta del siglo XX. Entre sus hitos literarios se encuentra el poema surrealista “Vlía”, con el cual la poesía dominicana participa de las experimentaciones poéticas que propuso el francés Andrés Bretón. Los antólogos han reiterado su poema de carácter social “Además son”, clásico dentro de la poesía fundacional dominicana que se entronca en “Los humildes” de Federico Bermúdez. 

Además de poeta, Gatón Arce fue un destacado periodista, director del Departamento de Comunicación Social de la UASD. Fue director del periódico “El Nacional” desde su fundación y colaboró en distintas publicaciones. Fue uno de los codirectores de la “Revista de La poesía sorprendida”.

A mi manera de ver, integra el grupo de los poetas más importantes del siglo veinte, junto a Domingo Moreno Jimenes, Franklin Mieses Burgos, Héctor Incháustegui Cabral, Aída Cartagena Portalatín, Pedro Mir y Manuel Rueda. Su escritura paciente y constante solo tuvo imprenta fuera de los medios de comunicación hasta que publicó Retiro hacia la luz (1979), que recoge en gran parte una portentosa creación poética. En los últimos años de su vida pudimos leer muchos de los libros que publicó que, según el colofón, se imprimieron en tiradas de dos mil ejemplares. Entre los que podemos citar: “Son guerras y amores”, (1980) “Y con auer tanto tiempo” (1981), “Estos días de tíbar” (1983) “Cantos comunes” (1983), “Mirando el lagarto verde” (1985), “La moneda del príncipe” (1993), entre otros.

La importancia de este poeta, estudiado por Carmen Prosdocimi de Rivera en “La poesía de Freddy Gatón Arce, una interpretación” (1993), es de capital importancia para repensar el movimiento de las ideas poéticas en la República Dominicana que habían sido sacudidas por el modernismo. Antes de este movimiento el neoclasicismo y el romanticismo dominaron el escenario de nuestras letras. Así lo testimonian la poesía de Javier Angulo Guridi y los integrantes de “La lira de Quisqueya” (1874), de José Castellanos.

Otro momento de teorización de nuestra poesía aparece en los escritos de Deligne, (Gastón F. Deligne, “Obras completas 2. -Galaripsos y prosas”. Santo Domingo, Biblioteca de Clásicos Dominicanos XXV, Fundación Corripio, 1996); luego que César Nicolás Penson realizara una flor de la poesía dominicana. También debo mencionar el escogido de Marcelino Menéndez y Pelayo. Con estas acciones se va conformando el canon de la poesía dominicana que tiene en Max Henríquez Ureña al biógrafo historiador y a Joaquín Balaguer, después, como el primer estudioso textual que buscó la génesis de las influencias (textualidad) de la poesía dominicana. La crítica de Balaguer, romántica y deudora del historicismo se centra en buscar la originalidad de las obras.
Los movimientos de vanguardia vinieron a cambiar la escritura del poema en la sociedad dominicana. Vigil Díaz en “Galeras de pafos” (1921), ruptura estudiada por M. Rueda (1977), José Alcántara Almánzar (“Estudios de poesía dominicana”, 1979) y luego por Diógenes Céspedes en “Lenguaje y poesía en el siglo XX” (1985) y en la introducción a la obra de Virgil Díaz, (“Vigil Díaz y Zacarías Espinal, dos poetas del siglo XX”, Consejo Presidencial de Cultura, 2000. Díaz dio los primeros pasos en el nuevo rumbo de la poesía. Es necesario aclarar que también había ya un deseo de renovación con los jóvenes de 1900 (Max Henríquez Ureña, 1945), la poesía de Ricardo Pérez Alfonseca (“Oda de un Yo”, 1913), y los intentos de Tulio M. Cestero, bordeando la poesía de D’Annunzio, pero que él entendía que el autor de su época que más había calado en su escritura era el francés Maurice Barrès, del que extrae el culto al yo y el nacionalismo.
En el tránsito del modernismo, o del mundonovismo, cabe realizar una mención importante con el cambio escritural de un poeta imprescindible para entender la poesía dominicana: el cambio que le da a la estética modernista, Federico Bermúdez, con su ya citado libro “Los humildes” y en otro menos conocido: “Oro virgen”. Desenlazar la poesía de los elementos parnasianos y de la orquestación de Rubén Darío fue un logro de este autor a quien no se podrá negar el inicio de la mirada social que ha predominado en el canon literario luego de la posdictadura.
La ruptura más declarada en la literatura dominicana es la del postumismo de Domingo Moreno Jimenes y Andrés Avelino. Remito al libro de Andrés L. Mateo “Manifiestos literarios de la República Dominicana” (1980), donde parecen las actas de nacimiento de las corrientes que surgen en el periodo de entreguerras. En nuestro país, estas tendencias tienen dos acontecimientos históricos fundamentales: la ocupación estadounidense (1916-1924) y el ascenso del brigadier Rafael L. Trujillo a la presidencia de la República.
La Poesía Sorprendida será en la década de los cuarenta, el grupo de poetas que realizarán una afirmación definitiva de la escritura poética en Santo Domingo. En primer lugar, su actitud es vanguardista, pero con una crítica a la estridencia y poses de las primeras vanguardias. Remito al ensayo aparecido en la Revista de la Poesía Sorprendida (“Visiones y revisiones de la poesía dominicana, “La Poesía Sorprendida y el Postumismo” no. XIV, mayo de 1945), posiblemente escrito por Franklin Mieses Burgos y Freddy Gatón Arce. En él aparece ya un deslinde de los aportes del Postumismo a la poesía dominicana y las coordenadas por donde se enrumbará en los años siguientes la Poesía Sorprendida.
Algunas de las ideas que he venido expresando arriba y otras que integran las bases del canon, por ejemplo, de Manuel Rueda y Lupo Hernández Rueda (“Antología panorámica de la poesía dominicana” 1912-1962, publicada en 1972), aparecen bosquejadas ya en ese artículo. Las diferencias de visiones sobre la poesía y las prácticas de los poetas son analizadas por Mieses Burgos y Gatón Arce. Resulta una especie de parteaguas entre la estética anarquista impuesta por el furor de las vanguardias europeas, adaptadas a la realidad dominicana con su aspiración nacionalista e hispanoamericanista. Veintitrés años después del manifiesto postumista (Avelino: “Fantaseos”, 1921), Mieses Burgos y Gatón Arce ven terminado el Postumismo e intentan afianzar una estética más universalista.
El tema de los universales y el nacionalismo son ideologías que recorren el mundo en un momento en que las ideas fundacionales de la modernidad habían entrado en crisis, como el proyecto de modernización en las Antillas con los enclaves azucareros que posibilitaron el surgimiento de una pequeña clase media convocada al consumo y al cambio en su estilo de vida, mientras la mayoría de la población era campesina (rondaba el 80%) y las ciudades mostraban perfiles urbanagrarios.
Los intelectuales tienen como centro de reflexión como el ocaso del occidentalismo del libro de Oswald Spengler “La decadencia de occidente” (1918) y en las Antillas hispánicas la escritura de ensayistas como García Godoy, en República Dominicana; Jorge Mañach, Juan Marinello, Fernando Ortiz, en Cuba, y Tomás Blanco y Antonio S. Pedreira, en Puerto Rico. Muchos de estos autores, estaban bajo el influjo de las deconstrucciones del F. Nietzsche y su influencia en España, en Miguel de Unamuno y el occidentalismo en la filosofía y los ensayos culturalista de José Ortega y Gasset. La corriente nacionalizante, que intenta dar una respuesta culturalista a los problemas de nuestros pueblos, se expande por América, en la que se destaca Pedro Henríquez Ureña y en la universalista (y a veces nacionalista) se debe mencionar a José Lezama Lima, en Cuba, a Antonio S. Pereira y José Isaac de Diego Padró, en Puerto Rico (continuará).

6/03/2020

Facebook en las actuales circunstancias en la cuerda floja -hay que no coincidir con la competencia...tui, tui, tui




Mark Zuckerberg
 Propietario de Facebook





Por Miriam Ventura







Westchester County.-A quienes me leen en los medios impresos locales de las regiones villas y pueblos del Estado de NY, Westchester County (News of Pelham, Mount Vernon Post o en algunas ocasiones para el Group que edita periódicos impresos para la larga ciudad de Yonkers, las Villas de Pelham, Harrison y otros o simplemente a través de mi blog (que se estrena con 175 mil vistas y unos 90 mil lectores saben les hablo de valores como la perseverancia, la permanencia la que practico en mi vida diaria, en el ejercicio poético que me trazo, en el periodismo en el que creo.
Uno que es ciudadano, que antes de globalizarse y andar analizando vainas aéreas o por cables noticiosos es decir noticias manidas, vean que pasa en sus vecindarios, en sus hamlet en sus bloques, pues a ese periodismo y a la poética que promuevo siempre vamos a permanecer les hablo de libertad individual, de lucha por la felicidad, de justicia social, sin la cual no hay ni habrá paz,
Siempre les hablo a mis lectores de alteridad, del origen de cada uno detrás del origen oficial e individual, es decir de historia e infra historia. Siempre ando con el can del discurso de la ética, de la coherencia.
Asi es como algunas personas se cuestionan de que si no me canso. Y si, me canso, pero hay que seguirla la cuerda del cerebro para que no le agotemos y pongamos al cerebro, al cerebelo y a los hemisferios locos. Hay que seguir la temperatura al cuerpo y a las ideas. Renovarse distingue a la manida
Asi mucha gente me cuestiona porque no estoy vendiendo mis libros e Amazon? ¿O en EBay o e algunas de sus lugartenientes” librescas y libreras? Mi respuesta respecto a Amazon es simple hace unos años firmes un documento a favor de la industria del papel e Estados Unidos, me sume a varios miles de escritores, críticos, medios autores norteamericanos que denunciaban la practica poco ética de Amazon en su famoso “My Space”.
Donde los beneficios (15%) son para ellos y muy poco para los autores, en donde no hay seguridad para estos e incluso resuena la tendencia a desaparecer la relación lector autor. Se le compra a Amazon, el autor no tiene control de quien compro y peor aún todo el mundo que le plazca puede vender tu propio libro tumbándole el aura y el negocio (si fuera propio decirlo) al autor. Además del elemento plagio y la burla a escritores contestatarios a quienes editores y personas desaprensivos te inventan una obra supuestamente basada en tu vida y con tu nombre. Ay! "Páginas de mi alma"
Y asi media docena de argumentos que no daré aquí porque Amazon y la demás caza fortuna que venden nuestros libros y que no son más que trastiendas de algunas de las mencionadas necesariamente no son el gran tema aquí.
Además de que promueven y dan margen a la mala literatura, -no digo todos- pero muchos que tienen un tema o un trauma… que saldar escribe un libro o paga a cientos de editores fantasmas que se lo edite y estos hasta cobran desvergonzadamente como profesionales y lo publican en Amazon, entonces son “escritores” y se promueven como tal avergonzando el oficio.
El tema aquí es la coherencia, como firme ese documento que no promovió la prensa en español lo publicaron los medios en inglés. Amazon se convirtió en la enemiga número uno de la industria del papel y de los derechos y ganancias de los escritores y perteneciendo quien esto escribe a varios capítulos, guías y sindicatos de escritores estadounidense decidí comprometer mi palabra y mis actos.
Los dobles estándares nunca fueron buenos, si no pregunten al CEO de Facebook, que ahora se las ve negras con su apoyo implícito a directrices y conductas contra el pueblo. La Ley de Insurrección, el racismo, la brutalidad policial, los logos no deben tener vigencia en nuestra sociedad
Con lo dicho anuncio me sumo a las caminatas virtuales y a las protestas para que el CEO de Facebook cambie de actitud o tendremos que desertar una vez más. Hacer mas vida de red en Readdir o Twiter.

4/21/2020

La Ponzoña de un poeta efímero (Primera intifada)


Los excelentes escritores Carlos Rodríguez, Rene Rodríguez Soriano, y Pedro Peix



Por Miriam Ventura


Westchester NY.-No hay que horrorizarse ante cierta inclinación funebre de algunos anti-escritores . Todo tiene una explicación y el paso lo da la dialéctica y la capacidad de interpretación de la realidad a partir de la irrealidad. Pensemoslo asi cuando un comunista se torna derechista y viceversa, o cuando un derechista se vuelve izquierdista,lo mejor es no estar cerca de su estado de rabia. Por igual cuando una persona viaja busca nuevos sueños, persigue sueños propios, ese viaje se expresa contundentemente en la búsqueda de la felicidad.
viajar, migrar, establecerse eun país lejano, pero receptivo, es un gran desafío que no todo el mundo logra llevar a feliz termino. Cuando eso pasa, cuando se ha pasado mucha “crugia” en el intento, cuando se anda por calles y realidades ajenas perdido en el lenguaje, en lo gestual y de "bordante en bordante"( cuarto en cuarto y sin derecho a cocina...) solo, con el país de origen como referencia, se vive, dicen, los españoles “ en la calle de la amargura”, se permanece en un limbo entre el aquí y el allá. Debe ser frustrante carecer del poder de bilocación.
Muchos tránsfugas llegaron desde Santo Domingo a Nueva York con delirio de grandeza, con libretitas rayadas, con aspiración a trazos por aquello de ser pintor, con publicaciones añejas de algún periodico, donde alguna vez, le dijeron "poeta". Entonces sin muchas posibilidades que no sea venderse como gran periodista o gran escritor, o adherirse a los activos culturales que encuentran ya establecidos en el país receptor, se encaraman sin pudor en los logros de los otros e intentan apagar su sed y hambre de notoriedad.
Así han pasado muchos “vivos” por NY y luego la dura realidad les da en la cara, a coger el avioncito para la República y entonces es cuando les da “un ataque de amor” por Quisqueya. Y es partir que comienzan a estar conteste que a los dominicanos de NY , se les considere ciudadanos de segunda,en DR. Seguido de los medios que no priorizan la capacidad noticiosa de las comunidades dominicanas en NY.
Lo que se evidencia cuando plantan corresponsalías de cartón. Pero todas estas categorías, vueltas, afecto por la patria no es más que una manera de adherirse al "centro" y para que este lo vuelva a aceptar como uno de los suyos. De ahí el cuadre de darle “latas” a los se marcharon...Y asimilarse al pensamiento de centro que rige en República Dominicana por parte de muchos sectores de la vida nacional (cultural, política, económica y literaria) considerando a los dominicanos de NY,periferia, como han sostenido otros que si visualizaron la problemática.
Es así como esta de moda enrostrarle a los que se marcharon de la isla su "gran error”. Si se hubieran quedado fueran triunfadores. En esta actitud coinciden centristas de la media isla y ex periféricos que no aguantaron a NY. Y es que además siempre se hable mal de un escritor/ra que haya dejado el ” sitio “habrá cabida, cover con v chica y cober con b larga en las redacciones complacientes.Entonces se inicia para estos que si son “caricaturas” de poeta, la gran batalla, la que no se detiene en zona norte, en los barrios populares, en las calles, de la capital dominicana ni en los emblemáticos vecindarios de New York City, New Jersey y el Bronx, tampoco en las iglesias, pero sí en las redacciones de los diarios dominicanos, o de los diarios de New York por donde llegaron a cruzar como una bala fofa, y, por supuesto la batalla tiene cita en los campos santos, en los crematorios. Espectáculo deprimente frente a féretros (reales o imaginarios), con o sin rezos de novena ademas se hace notoria su escasez de talento desde trincheras que le quedan chiquitas. Es decir la página en blanco. Su “teatro de la carne” es frente a grandes y geniales escritores muertos donde deciden, definen su batalla. Una que solo ellos desatan. Entonces se juega a la redención del centrismo cultural . Protección y estatus para los que hablen mal de los que se “fueron” del sitio...No es una especie única. Los especímenes que nos ocupan sigue los pasos de otras “catas” que incluso lo defiende y justifica con comentarios variopinto. Pero ojo antes de su regreso a “la otrora” patria bien “odiada” por ellos, (fotos y documentos firmados exigiendo mejor trato para los dominicanos de aquí están disponibles para quienes lo soliciten).El dato es para los que llevan anotaciones. En particular uno de nuestros especímenes supo jugársela en NY; corresponsalías con la que traficaba con la noticia diseminada en varios medios sin cambiarles ni una coma junto a una red de veteranos expertos en camuflaje periodistico.
"Laburo" de mentira y tergiversación de la información, en cualquiera forma de servicio (entrevista, declaración, nota de prensa y un largo etcétera) Entiéndase - la misma noticia en distintos medios, redactada por el mismo equipo, en violación de códigos laborales aceptando ofertas y trabajos que periodistas establecidos en NY rechazabamos.
Vale la pena recordar como se asimilaban a pequeñas guerras por el control cultural de los dominicanos en NY, aliándose con gente mala sangre, con voces misóginas (misoginismo proveniente de ambos sexos) que emprendía contra mujeres poetas bajo conceptos segregacionistas, racistas y discriminatorios. Y el rosario es grande incluyendo extorsión a politicos y autoridades electas y “editores” por dólares para pagar la habitación. Las victimas? Personas, en su mayoría mujeres que anhelaban ser poetas. Y pagaban “cash money”. Pero son asi, no cambian nunca. Los escritores anti-escritores tienen un dilema por resolver. Al menos dos de los especímenes que nos ocupan: Haber pisado y/o vivido en el imperio y no aprender la lección. Es gente que en el proceso se “enanizo” y no se puso a tono con la diversidad étnica de NYC. Cuestionar o asumir que los escritores dominicanos de NY viven a la sombra de escritores chicanos, hondureños es tergiversar el rol de los escritores latinos en nuestras comunidades en Estados Unidos. Tratar a los de otras comunidades como si fueran escritores de segunda, es exactamente lo que muchos hacen desde DR porque no estamos alla.
Ojo, quienes dicen, denotan y aprueban, son bateador que en literatura no han llegado ni a la primera, menos mal que al menos le reconocen la segunda a los denotados. El transfuguismo de algunos seres no es solo el fuerte aquí. Pesa ver a un escritor no respetar la figura jurídica de los muertos y peor no respetar conceptos religiosos, pues la muerte tiene el mismo simbolismo en la cultura china, para el shinto, católicos, nuestra cultura afro, yoruba, taína, los nativos americanos, los nativos de México, Guatemala, Hondura e incluso la cultura judía, los evangélicos, y de tantísimas denominaciones que promueven el respeto a los ancestros, los ancianos y, a nuestros muertos. Algunos escritores llevan dentro a un anti escritor por lo que no escriben con tinta en papel sino con sangre y en lúgubres cenizas.
A los escritores anti-escritores la dualidad y el doble estándar los lleva a la tentación e inconsciencia. Asumen el poder de su ego con respecto al ego de los demás con demasiado empeño. Son destructivos como antítesis de lo creativo. Y, por demás defectuosos plagiadores. Lo peor es que si, a veces son escritores, pero a veces solo podemos confundirlos con gusanos. Si hay un Dios y un Diablo, entre ambos está el ser humano. Los escritores anti-escritores llevan un tantrum demasiado lejos. Su resentimiento encierra una mala angustia porque en el fondo nunca han podido ser verdaderos escritores. En su cabeza existe una verdad, “si yo no puedo ser escritor” tampoco los demás. Como dice el único psicoanalista que leo, Carl G. Jung, esta gente tiene su alma atrapada en un torbellino que los lleva a territorios aislados de la comprensión humana. Esa frustración los hace celebrar la partida de escritores grandes y geniales como Pedro Peix, Rene Rodriguez Soriano y Carlos Rodríguez.Y llegan hasta a desesperarse con el triunfo de otros, una vez fallecidos los buenos escritores la emprenden contra ellos, su gente, sus amigos y allegados.
Si, ellos creen en el concepto de trastocar -trastocarlo todo- para poder sobresalir. Los gusanos no tienen cerebro, ni conciencia son herramientas orgánicas para fertilizar la tierra. Un escritor anti escritor se maneja de forma parecida, siempre picoteando la carne ajena. Es más es el primero en asumirse cual gusano fértil para “limpiar” los territorios literarios donde pernota. Se cree con derecho y capacidad para cambiar el orden de las cosas, pero siempre a “su estilo”. Se creen materia orgánica expandiéndose sobre el territorio literario de los otros y desde allí se erige un monumento, un nombre. Los pobres...como si no conociéramos su historia, dolores y miserias. Si, no esta de mas decirlo son pobres almas con los cuales ningún el lector, ni Jung, ni quien esto firma podemos trazarle el mapa de su alma. Si! Los pobres escritores anti-escritores, que pobres! Y hay que repetirlo. Los pobres...

2/23/2020

Abinader y la nada

Luis Abinader, candidato a la presidencia de RD por el Partido Revolucionario Moderno


Por J.C. Malone

Nueva York.-La existencia de Luís Abinader demuestra que la Iglesia Católica Romana mintió cuando aseguró que cerró del Limbo.
¿Dónde si no en el Limbo, puede existir alguien tan desabrido, con una mirada tan vacía, como Abinader?
La fortaleza de su “liderazgo político” es la nada. Personalmente me ofende que lo comparen, con un vegetal tan noble como la tayota.
Abinader no dice nada, no propone nada e increíblemente hace mucho menos que nada para asegurar su posición indiscutible como “líder máximo” de la oposición política inexistente.
Sus seguidores lo defienden fervorosamente, es mejor creer que tienen a Abinader, pueden verlo, tocarlo, escucharlo, pero en realidad, no tienen absolutamente nada.
Y lo justifican, “es que no lo entiendes, el trae un estilo diferente de hacer política”, honestamente, no lo entiendo. Para mi, un “estilo diferente” solo funcionará perfectamente, con un pueblo diferente, no con la misma gente.
Según sus detractores “ese tipo no dice nada, no hace nada, no plantea nada, no existe, es una figura política etérea, no sirve para nada”.
Para el dominicano común y corriente, vulgar y silvestre, de fe ciega en la sagrada trinidad del pica pollo, pote, y dame lo mío, Abinader es la nada.
La epistemología nádica abinadélica, luce como una corruptela del “Libro de la Nada”, del místico Osho, quien plantea no hacer absolutamente nada, porque todo fluye, todo ocurrirá.
Abinader tuvo un “tiro libre”, adelantándole el desastre de las abortadas elecciones municipales, fiel a la doctrina nádica, nada hizo, nada dijo, dejó que todo fluyera.
El vacío nádico de Abinader resucitó al León, como “líder de oposición”.
El apocalipsis peledeísta, y las naderías abinadélicas, anuncian el advenimiento de la cuarta venida del azaroso mesías del pica pollo, el pote y el dame lo mío.
El pueblo tomó las calles, pero Abinader está ocupado haciendo nada, musitando, “nada te prometo, porque nada tengo”. Si gana haciendo nada, como presidente, nada diferente hará, presidirá un gobierno del “deja las cosas como están”.


Reproducido del Listin Diario con autorizacion del autor

2/14/2020

Carta a una amiga













Querída amiga


Deseo llamar tu atención sobre tu imagen pública y algunas presentaciones tuyas que he visto en la red (YouTube, otras) Disculpa por decirte esto: No te ves bien. Se te nota el ego un poco alterado y en lo que vi, en esas imágenes y videos al parecer convocas, provocas risas, que lucen casi burla. Lo noté no solo entre los asistentes a tus encumbrados eventos y presentaciones de libros, sino también en algunos de tus presentadores.

Por otro lado, me alegra saber que en el 2017 aceptaste nombraran simbólicamente una calle con tu nombre. Por tu “senioridad” debió ser una Avenida, no una calle y debió extenderse no a un solo día, sino, por los siglos de los siglos…

Amiga, nosotras sabemos que eso de la calle es un bla bla bla, simbólico. Lo hablamos por teléfono en años anteriores e incluso, una vez ambas decidimos no aceptar ese “homenaje” si alguna vez nos lo ofrecían (a mí nunca se atreverán a ofrecerme tal “distinción”)

Recuerdo incluso lo llegamos a cuestionar en artículos firmados por mí, siempre bien documentados por tus valiosas informaciones sobre todas las diabluras de Rafael Lantigua, ministro de cultura en las gestiones de Leonel Fernández, y los ministros de cultura subsiguientes y de los poetas del ministerio. La verdad es que echo de menos tus datos, informes, rastreos, recursos etc. Que ya no me llegan con la frecuencia de antes.

Al menos las últimas declaraciones e informaciones tuyas que conservo datan de mediados del 2017. En el 2018 y 19, ausencias, pretextos.

Amiga, sin embargo, cuando digo me alegra lo hayas aceptado, es porque, tu como figura pública no puedes vivir al margen, máxime en un país donde los poetas y periodistas o se meten a bocinas e informantes a cambio de remesas de NY y España, dadivas políticas o a regalitos, puestos consulares, cargos etc. o, simplemente se convierten en anónimos. La cumbre: llegar a ser funcionario.

Querida amiga en República Dominicana nadie es independiente. En tu caso, justifico (cargos, reconocimientos, loas) del gobierno y el Ministerio de Cultura, incluso sin obra poética solida a considerar, pues no podías “vivir del aire”. Tenías que comer, pagar la renta, el estatus, los viajes. Siempre te entendí cuando me llamabas varada en medio de algún aeropuerto o evento en Puerto Rico y otras latitudes. Había que poner en pie la recolección de dólares.

Qué maravilla la modernidad ¡Las cosas han cambiado!, ya no hay que enviar remesas, a los y las informantes, a los y las amigas, pues una se entera, gracias a las páginas de Transparencia, sino de todo, al menos de una gran parte del desfalco cultural, político, económico de la Nación dominicana por parte de los gobiernos y el Estado, peledeistas. Todo gracias a esas páginas de “transparencia”. Lo demás pájaro en garza.

Es decir, en un país de tantas fullerías culturales, de suplantación de “logros” y figuras supuestamente literarias, que la ignorancia colectiva aplaude, algo se tiene que escapar; comida para periodistas.


Nota:

A quien le sirva el vestido que se lo ponga
Saludos
Miriam Ventura
Westchester NY 2/14/20

2/11/2020

Se lo merece! Leon David Premio Nacional



El Premio Nacional de Literatura, que auspician el Ministerio de Cultura y la Fundación Corripio, le acaba de ser otorgado al poeta, artista e intelectual León David. Estoy contenta, muy pero muy contenta. Esta alegría, esta felicidad, aunque solo me importe a mí, la quiero compartir con mis lectores de http://www.miriamventurajournalism.com, blog de esta autora

Esta sensación de alegría la sentí cuando ganaron esta distinción Pedro Mir, don Juan Bosch, Manuel del Cabral, Manuel Rueda, Marcio Veloz Maggiolo, Virgilio Díaz Grullón, Armando Almanzar, Andrés L. Mateo, Carlos Esteban Deive, y alguno que otro autor que ahora no recuerdo.

No soy quién para decir quien merece ese reconocimiento. Me limito a entender las características de este tipo de premio, que no está determinado por la valoración exclusiva a una obra, sino que otras valoraciones entran en juego. Toda una vida dedicada a producir, a cimentar, construir y estar permanentemente presente se conjugan aquí.

León David cumple con las expectativas de ese premio. Ahora bien, si el Ministerio de Cultura y la Fundación Corripio se inventaran un premio Nacional de Literatura de los dominicanos en el Exterior y se lo dieran a León David que no vive ni hace cultura o literatura o gerencia cultural en Nueva York, entonces, digo, tal vez, armo la guerra, cuestiono el premio, le resto merits a ese premio, es decir, tendría celos por no haber sido la elegida. Me cegarían los celos:

¡ah, ha ha ha! Porque los “celos ciegan”, reza el dicho popular. Así que como no es el caso, porque no vivo en DR ni lo espero para mí, ni tenía candidato o candidata para hacer "lobismo", entonces soy una que no se detendrá, una que vivirá en eterna celebración por mi nuevo Premio Nacional, León David.

Un intelectual a quien además aprecio y respeto allende los mares. ¡Sí, León David se lo merece! Y que conste que su prólogo a mi primer librito entró en vigencia hace años y tuvo que ser en NY, donde entendí el peso de su pronóstico sobre mi obra. Y soy una que el preanunció, promovió, sin ser plagiaria…(MV)



Transcripción del Prólogo escrito por León David, del primer libro de Miriam Ventura titulado Trópico acerca del otoño publicado en Santo Domingo, en 1984 por Editora Huella




Prólogo



He aquí un poemario -el primero de Miriam Ventura-que no puede dejar indiferente al amante de la buena lectura.
La autora que con estos versos otoñales se inicia en la ardua jornada de la creación lírica ha sido tocada-no lo dudemos ni un instante- por la mano inescrutable de la poesía. Autentica, franca, la emoción quiebra el verso y hace retoñar en la palabra trémulas flores de carnal existencia en las que los hechos cotidianos se vuelven verdad inapelable.

Miriam Ventura se nos muestra aquí como una mujer llena de inquietudes, sensible más que la hoja al soplo de la brisa, plagada de intimidades que el misterio de la vida eleva, bajo la forma de enigmáticas aserciones, a los predios habitados de vértigo de la conciencia:


No olvides el soplo

una historia de constancias

una crónica de apariencia de trasnocho

Nacer; un pretexto para conocer otoños

No hay poesía sin misterio, se ha repetido hasta la saciedad, y es cierto. El poeta es, entre otras cosas, un ser humano dotado con la muy especial capacidad de estremecerse ante los efluvios invisibles de todo lo creado. El vivir, hecho concreto, evidencia baladí que la mayoría de los hombres acepta sin mayores dificultades, se convierte para la conciencia intuitiva del vate en verdadero signo de interrogación, en permanente motivo de extrañeza del que es preciso, más allá del verbo adocenado y de la frase osificada por el uso, dar testimonio.

Miriam Ventura -nos lo sugieren varios de los mejores poemas de este volumen- es de las que no se conforman con enunciar la realidad; necesita revelarla…Entonces su expresión se transforma en camino por donde la emoción, descalza y palpitante explora las regiones profundas del ser y de la vida:

Como explicar esta pradera de sueños

que abarca mi otoño

esta lejanía de besos

un silencio que habla de prisa

hoy que extiendo mi todo

y solo hay ausencias.

Hacer poemas, contra la opinión común, no es cosa fácil; se trata de un despellejamiento cotidiano, un desnudarse antes que de la ropa de la piel y del tuétano. Y hay que tener valor para transitar, tránsfuga del silencio, por los rincones oxidados de un mundo que, ajeno al dolor, con complaciente gesto nos ignora:

Los recojo y la noche duele

porque nos miramos alejándonos el rostro

y no convencemos la ciudad

y sigue nuestra sombra transitando

Asoma en las paginas de este libro, tímidamente aún, pero ciertamente reconocible, una poeta de fibra, vigorosa, de sensibilidad exquisitamente matizada. El futuro no me dejara mentir. Miriam Ventura apenas comienza a hablar. Tiempo vendrá -y lo esperamos con deleite anticipado- en que su voz, libre ya de los tanteos naturales del que por vez primera echa a andar, tendrá que ser por todos oída y aceptada.
Leon David


León David (seudónimo como escritor) nació en La Habana, Cuba, el 25 de junio de 1945. Poeta, ensayista y crítico. Hijo del destacado escritor y político dominicano Juan Isidro Jimenes Grullón. Recibió gran parte de su formación literaria en Venezuela y España. Dirigió el Departamento de Letras y el de Difusión Artística y Cultural de la Universidad Autónoma de Santo Domingo.

Obtuvo el premio de poesía de la Biblioteca Nacional en 1986 con el poemario "Poemas del hombre nuevo". Fue embajador de la República Dominicana en Argentina desde 1998 hasta el 2000. Su estilo depurado presenta un sello inconfundible en las letras nacionales.

Entre sus libros se encuentran entre otros: Poemas (poesía, 1979), Compañera: sonetos para ella (poesía, 1980), Poemas del hombre anodino (poesía, 1980), Narraciones truculentas: de poetas, filósofos y mujeres(cuentos, 1980), Parábola de la verdad sencilla (poesía, 1985), Trovas del tiempo añejo (poesía, 1986), Adentro (ensayo, 1986), Cánepa (ensayo, 1988), Guirnalda: antología poética (poesía, 1994), Los nombres del olvido (poesía, 1998) León David es hijo del destacado intelectual dominicano Juan Isidro Jiménez Grullón